"Sin mujer, la vida es pura prosa".
Rubén Darío

Viaje a un tiempo

Mientras manejaba, observaba sin mirar todo lo que pasaba frente mí. Ruidos de autos atropellaban mi ser en el semáforo en rojo. Quería partir rápido y dejar todo atrás de una vez por todas pero, me detenían las reglas del tránsito. Pensaba: "Si tan solo pudiese cambiar las cosas y dejar todo a mi modo sin darle cuentas a nadie, sin amedrentar a nadie, sin suplicarle a nadie, sin dar explicaciones a nadie, sin seguir las reglas y sin dejar de ser lo que soy"... Pero el semáforo cambió a verde y una bocina atrás me tocaba. Comencé acelerar y aumentar la velocidad a medida que los pensamientos iban bajando trataba de buscar un punto fijo en donde mirar. Las manos no me sudaban y no sentía dolor de cabeza, "un alivio" decía en voz alta.
Cambié la estación de radio y ahí estaba... esa canción que provocó un destello cautivador y una lágrima al suelo. Tenía razón mi amigo músico Cristóbal: "Aunque quieras olvidar tu pasado o quieras reemplazarlo con nuevas sensaciones y experiencias, la música de fondo siempre te volverá a llevar a dónde estabas en aquel entonces. Y cuando te des cuenta de que estás ahí sentada, querrás quedarte o irte pero con una lágrima en tu mejilla". Y acá me encuentro, sentada y con mi cabeza allá... En esa escena donde las sonrisas eran intensas de intimidad y los abrazos eran penetrantes de placer; tomaba de su mano y gemía en su respiración pues, ¡Qué refrescante pureza! La cursilería de ese día me hizo llegar hasta lo último del caos y conectar mi vientre en las entrañas de esa ánima hostil, gentil y varonil que me derritió, caer, a riendas sueltas, mientras la naturaleza era la espectadora.
Nuevamente escucho una bocina y esta vez, el sombrío panorama de un día cualquiera arropa un nuevo color para andar en los caminos. Quizás, es la oportunidad de secar lágrimas, cambiar la estación de radio y seguir directo a casa para tomarme un baño y llamar a mi cable a tierra; o bien, sacar del baúl recuerdos desequilibrados y reír embriagada con ellos, mientras cambio la llamada a otro número para recordar viejos tiempos en una naturaleza abierta cuando hacía el amor.

.::.Escorpión Leef.::.

9 Mirones:

sonoio dijo...

la música de fondo de nuestras vidas,
habría que hacer un cd, veríamos tantos momentos cursis o dislocados...

un gran beso!

Catalina Lemus Fett dijo...

La verdad que si ehhh... =)

Un besuuuu ^^

Claire dijo...

Hola!

Gracias por tu comentario! yo también te sigo... aunque creo que nunca te comenté, ahora no lo recuerdo....

como estás?? espero que bien.
no tengo mucho tiempo ahora, lo siento.

seguimos en contacto, un beso! :)


Claire

Elio Milay dijo...

Pensamiento espontáneo y poesía contenida. Muy buena prosa; transmite melancolía, sentimiento y ansia de libertad. El final me parece esplendoroso. Felicidades. Me encanta verte encauzar ideas.

Ya visité tu nuevo blog ecologista; si alguien me lee aquí, le recomiendo que lo visite y se una. Me gustó mucho. Allí también te he dejado mis buenos deseos.

http://vidas-verdes.blogspot.com

Catalina Lemus Fett dijo...

(*)Claire, me parece que tu tampoco me has dejado ningún mensaje, pero no importa. Ahora estaremos en contacto para saber en qué vas con tu meta. Saludos y he estado bien! =)

(*)Merme! jajaja viste que eres lindo, sabía que te iba a gustar. Lo terminé en eso de las 4, tu ya estabas en tu 5to sueño ya.
Gracias por tus palabras, alabanzas y apoyo en la nueva causa que quiero seguir. Te mando un beso y hablamos por interno.

Anónimo dijo...

si la musica algun dia hablara mas alla de sus letras, si dijera cuantas veces nos hizo recordar, nos emociono, nos amargo, nos hizo sentir vivos en una maraña de sentimientos.


bravo por el relato..

Odisea dijo...

bueno te envie mis numeros a tu correo

supongo que sigue siendo el antiguo?

Elio Milay dijo...

:(

Caturris dijo...

Por qué esa carita Elio? Qué pasó?

 
template by suckmylolly.com flower brushes by gvalkyrie.deviantart.com